El eCommerce como parte de la filosofía Lean

eCommerce y filosofía Lean

Muchas veces se tiende a identificar el eCommerce como un objetivo en sí mismo para la empresa. Nada más lejos de la realidad.

El eCommerce tiene que ser un canal más, totalmente alineado con la estrategia y la filosofía de la compañia. Cuando la empresa tiene una filosofía Lean, esos mismos principios hay que aplicarlos en cada área de actuación incluyendo el eCommerce. Al fin y al cabo, el objetivo principal de implantar una solución eCommercede debe ser la mejora de la productividad, es decir, ser capaces de obtener mejores resultados sin que implique un mayor esfuerzo.

¿Cómo podemos aplicar los principios Lean a nuestra estrategia eCommerce?

A modo de resumen podemos definir 3 puntos claves para la mejora de la productividad en una empresa (objetivo prioritario del eCommerce).

  1. Observar: Al igual que hacía Taiichi Ohno que cada vez que llegaba un nuevo ingeniero le hacía permanecer observando el proceso de producción alrededor del Gemba para luego explicárselo, en nuestro caso es fundamental realizar estudios, entrevistas con los trabajadores, competencia, etc. para conocer perfectamente los procesos de negocio antes de dar soluciones.
  2. Explicar la situación a la dirección y que ésta se implique: hay que conseguir que la dirección se implique con la estrategia de eCommerce, si no lo hacen es mejor no continuar.
  3. Detectar derroches y eliminarlos: para conseguir mejorar la productividad, la calidad, la satisfacción percibida, tiempos, reducir stock, etc. es fundamental detectar los derroches (MUDA) y eliminarlos.

Los principales derroches los podemos identificar como:

  • Falta de definición de procesos (cómo se trabaja)
  • Falta de automatización (integraciones, automaticación de procesos, etc.)
  • Tiempos de espera
  • Errores humanos
  • Downtime (servidores caídos o con mal rendimiento)
  • Logística
  • Operaciones innecesarias
  • Devoluciones
  • Exceso de stock
  • Movimientos innecesarios

Para eliminarlos se pueden utilizar técnicas como 5s, value stream map, sistemas pull/kanban, kaizen, poka-yokes, tpm, kitting, mini-lote, multi-producto, etc.

Como decía Henry Royce, “todo el tiempo que estamos trabajando con el producto se añade a su coste, pero no necesariamente a su valor”. Esto se puede aplicar perfectamente al eCommerce.

Procesar un pedido, hablar con la empresa de logística, gestionar devoluciones por errores internos, meter las facturas en el ERP, etc ¿aportan valor a nuestro producto o servicio?

Debemos clasificar las diferentes operaciones que realizamos en la operativa eCommerce en 3 grupos:

  1. Las que aportan valor añadido –>POTENCIAR
  2. Las que no aportan valor añadido pero son necesarias –>REDUCIR
  3. Las que no aportan valor añadido y no son necesarias –>ELIMINAR

Una vez identificados y eliminados los derroches, es clave la estandarización del proceso, para que la implantación sea un éxito. En este preciso momento es cuando la tecnología cobra un papel fundamental ayudando a automatizar el proceso para optimizarlo lo máximo posible. El primer paso será analizar las herramientas existentes en la empresa y potenciarlas al 100%, y después, si es preciso, adoptar nuevas soluciones.

Por último y no por ello menos importante, hay que destacar que hoy en día el elemento diferenciador en las empresas son las personas y por ello hay que promover una gestión basada en las personas que permita sacar lo mejor de cada una y la implicación constante en todos los procesos de mejora de la compañía.

 

Mejora de la Productividad en eCommerce

Tu email no será publicado. Campos obligatorios *

*